jueves, 12 de octubre de 2017

CACHOPO ASTURIANO CON ENSALADA



El cachopo vendría a ser lo mismo que un escalope pero relleno de jamón serrano o cecina y queso, es una receta típica asturiana y cuando vayamos a Gijón o a Oviedo no debemos irnos sin probarlo.

Hace tiempo que mi marido me pedía que le hiciese un cachopo y hoy le daré una gran sorpresa, se lo prepararé para que disfrute y se le pase el antojo.


INGREDIENTES:
(Para 4 personas)


4 filetes de ternera finos y cortados como un libro.
100 g de un buen jamón serrano.
Unas lonchas de queso tierno.
100 g de harina.
2 huevos.
200 g de galleta o pan rallado.
Aceite de oliva, pimienta y sal.
Unas gotas de zumo de limón.

ELABORACIÓN Y COCCIÓN:


Extender el filete de ternera sobre una superficie y sazonarlo con unas gotas de limón, una pizca de sal, (ojo que el jamón serrano ya le aporta sazón) y un poco de pimienta recién rallada.


Colocar el queso y las lascas de jamón serrano, cerrar el filete.



Picar las galletas y colocarla en una fuente (podéis utilizan pan rallado, pero mis rebozados siempre son con galleta de Inca recién trituradas), en otro recipiente los huevos batidos y en un tercero la harina.


Pasar los cachopos primero por la harina, a continuación por el huevo y por último por la galleta.


Apretar bien por todos los lados, este proceso hace que cierre bien y no deje salir nada del relleno.


Ahora lo sumergimos el en huevo, dejamos que se nos impregne bien por los dos lados y por último lo pasamos por la galleta picada.


Poner una sartén con abundante aceite, calentarlo al fuego e ir friendo los cachopos 3 o 4 minutos por cada lado para que se doren por fuera y el queso se funda por dentro.



Retirarlos de la sartén y escurrirlos en una fuente con papel de cocina para retirarles el exceso de aceite.


Preparar la ensalada elegida, partir el cachopo por la mitad, emplatar y servir enseguida ...... que rico!!!! Te ha gustado cariño? 


sábado, 7 de octubre de 2017

BERENJENAS A LA NAPOLITANA



Esta receta es un bonito recuerdo de mi gran amiga Gina, una italiana por los cuatro costados (como decimos en Mallorca), es un divino antipasto para esperar el plato principal o también puede ser una cena importante, dependiendo de la ocasión.


Podemos hacerlas y guardarlas en nevera para consumir al cabo de varios dias hechas, también congelarlas ya que lo admiten muy bien.



INGREDIENTES:


4 berenjenas pequeñas.
3 tomates maduros.
Una cabeza de ajos.
16 anchoas.
50 alcaparras.
2 cucaharadas de vinagre blanco.
Un poco de sal.
10 ml de agua.
10 ml de aceite.
Albahaca, oregano y perejil fresco.


ELABORACIÓN Y COCCIÓN:

En primer lugar limpiamos y secamos bien todos los ingredientes.

Trituramos los ajos que queden como una crema y los ponemos al fuego con un poco de aceite a fuego bajo durante unos 30 minutos hasta que estén confitados.


Mientras, partimos las berenjenas por
la mitad haciéndoles unos cortes en formas de triángulos (reja), y las colocamos en una bandeja de horno tipo pirex.


Las sazonamos con un poco de vinagre blanco y sal para que no oscurezcan, seguidamente cortamos los tomates en finas rodajas.


Las colocamos sobre las mitades de las berenjenas, encima del tomate ponemos las anchoas, a continuación las sazonamos con el ajo confitado.


También colocamos las alcaparras y espolvoreamos con albahaca y orégano fresco cortado con los dedos (nunca con cuchillo ya que se oxida y coge un feo color negro).


Ahora regamos con un poco de agua y aceite el fondo de la bandeja de horno y lo cubrimos primero con papel de horno.


Y sobre este, papel de aluminio.


Introducimos al horno precalentado a 165 grados durante 90 minutos.


Destapamos y gratinamos si queremos con un poco de queso parmesano durante10 minutos.


Espolvoreamos con perejil fresco (yo no les he puesto queso en esta ocasion, pero a veces les pongo).


Las podemos reservar para cualquier otro día, también congelar pero en casa duran muy poco debido a lo buenas que están.


Me contaba Gina que en el restaurante de sus tíos hacían 200 kilos de berenjenas a la parmesana cada semana y no me extraña, realmente exquisitas!!!!.

domingo, 24 de septiembre de 2017

ACEITUNAS MALLORQUINAS PARTIDAS/OLIVES TRENCADAS



Las aceitunas mallorquinas son un auténtico manjar, con un sabor muy especial imposible resistirse a probar, muy Mediterráneo y combinado con una rebanada de pan pages untado con tomate de ramillete con un poco de aceite y sal, es un placer irresistible digno de auténticos gourmets.


Las más clásicas son las aceitunas "trencadas" rotas porque se pueden consumir al poco tiempo de maceración unas 3 o 4 semanas, ya que al estar partidas el aliño les entra más rápido.


Según la zona de Mallorca, el aliño puede variar al gusto de cada uno y también según la tradición familiar, esta es la nuestra.



INGREDIENTES:

Aceitunas.
Agua mineral.
Sal común.
Guindillas.
Hojas de limonero.
Troncos de hinojo (fonoll).
Piel de limón.
Hojas de laurel fresco.
Un huevo para preparar la salazón.


ELABORACIÓN:


En primer lugar lavamos bien todas las aceitunas, seleccionando y deshaciéndonos de las malas, las escurrimos y empezamos a partirlas ayudándonos de un martillo, maza, piedra.... solo hay que darles un golpe lateral para abrirlas con una pequeña rotura.


Vamos reservándolas en un recipiente para posteriormente introducirlas en los botes previamente esterilizados.


Tenemos esperándonos el resto de los ingredientes bien limpios y escurridos, las guindillas, hojas de limonero, piel de limón, hojas de laurel y troncos de hinojo.


Cuando terminamos de partirlas también preparamos el salazón, (llamado agua sal) de la siguiente manera: ponemos en un gran recipiente el agua mineral, yo he preparado 5 litros de agua y casi 1/2 kilo de sal, la proporción ha sido 90 g de sal por litro de agua, pero lo tradicional es poner el huevo bien limpio dentro del agua vamos removiendo y cuando este sube a la superficie y enseña un pequeño círculo un poco más pequeño que una moneda de euro la tenemos lista.


Empezamos el envasado y vamos haciendo de la siguiente manera, unas aceitunas partidas, a continuación unos troncos de hinojo, una hoja de laurel, una o media guindilla, otra de aceitunas partidas, otra con unos troncos más de hinojo, un trozo piel de limón, una hoja de limonero, otra de aceitunas y la última debe ser más densa de hojas de limonero e hinojo para que ninguna aceituna toque la tapa del bote, apretamos bien para que no queden huecos.


Llenamos el bote con el agua salada que tenemos reservada y vamos tapando hasta tener todas las aceitunas envasadas.


Ahora solo falta guardarlas en la despensa hasta su consumo que aproximadamente al ser partidas se pueden empezar a consumir a las 3 o 4 semanas.


Ya os avisaré del resultado obtenido y quiero agradecer con mucho cariño a Mary y Manolo por regalarme las aceitunas y a mi hermana Caty por su gran ayuda a la elaboración del envasado ya que tanto este como la recolección son unos trabajos muy duros.

          ❤GRACIAS AMORES❤



lunes, 18 de septiembre de 2017

NATA FIRME PARA POSTRES



En muchas ocasiones me habéis pedido el sistema para montar nata bien firme para que no se baje y empieze a soltar suero, la sensación de impotencia es enorme después de tanto trabajo ver cómo tu postre favorito se desmorona.

Ya sé que muchos de mis lectores lo saben, pero esta receta va dedicada especialmente a los que tenéis algún problemita, anotaros algunos trucos para que os quede una nata de pastelería.

Yo la nata que monto hoy me sirve de relleno para unos deliciosos buñuelos de nata que me han pedido mis sobrinas.



INGREDIENTES:

500 ml de nata (crema de leche) con más del 35% de materia grasa.
80/90 gramos de azúcar glass.
1 sobre de estabilizante para nata.



ELABORACIÓN:

Ponemos la nata en un bol de cristal o metálico (nunca plástico) bien limpio, seco y a ser posible frío.


La montaré con Kenwood, podéis hacerlo a mano (muy laborioso), con varillas eléctricas o con thermomix, esta última la que menos me gusta ya que aporta poco aire a la nata y el resultado deja mucho que desear.


Empezamos a batir a media velocidad y vamos echando el azúcar glass, a continuación el sobre de estabilizante subiendo la velocidad máxima.


Durante unos 4 minutos, cuando vemos que empieza a montarse la nata, vigilarla de cerca ya que si nos despistamos con el batido se nos transformará en una excelente mantequilla. 


DIsponemos la nata montada en una manga pastelera con boquilla, vamos rellenando nuestros buñuelos, quedan muy firmes y aguantan dos dias en nevera como hechos en el mismo momento.


(En la foto tengo una manga con nata y una con crema pastelera).
Rellenamos nuestros buñuelos, también llamados profiteroles, lionesas..


Ahora os cuento otros trucos que os funcionarán igual de bien, por si no tenéis estabilizante, conseguiréis una nata montada bien firme.

Todas las medidas que os doy son para 500 ml de nata o crema de leche para montar con más de un 35 % de materia grasa.

La nata montada se forma añadiendo aire a la crema de leche, pero esta tiende a separarse y derrumbarse con el consiguiente encharcaniento del postre.

Por lo que es importante estabilizarla de alguna manera y sobretodo en verano, necesitamos ayudarle a mantener la rigidez durante el máximo de tiempo para conseguir unos postres perfectos.



Cuajada en polvo:  Medio sobre de
cuajada en polvo por 500 ml de nata.

Gelatina en polvo:  2 cucharaditas colmadas, (para este paso hay que hidratar la gelatina en un poco de agua fría) y después llevarla al microondas a potencia máxima 10 segundos, la dejamos templar a 36 grados y cuando la nata empieza a tomar cuerpo vamos añadiendo la gelatina en forma de hilo mientras batimos.

Leche en polvo: 4 cucharadas soperas de leche en polvo por 500 ml de nata.

Queso mascarpone: cuando la nata está montada dos cucharadas soperas por 500 ml de nata.

Maicena o harina de maíz: Una cucharada sopera por 500 ml de nata (disuelta en un poco de agua fría) precaución ya que esta cambia un poco el sabor de la nata montada.

Nubes o Malvaliscos:
SImplemente calentando una nube cinco segundos al microondas y la añadimos cuando la nata empiece a formar picos, este método aporta un sabor más dulzón por lo que quizás deberías rebajar la cantidad de azúcar glass.


A mí esta "master clas" de nata montada me ha sido de gran utilidad para conseguir buenos resultados, espero que a vosotros también. Saludos amigos.