Buscar

Cargando...

domingo, 23 de noviembre de 2014

CHEESECAKE NEW YORK



Esta tarta es de origen americano como podemos apreciar por su nombre, si la habéis probado ya sabéis el motivo de tanto éxito y si por el contrario aún no habéis tenido la suerte de comer una porción de este exquisito manjar no podéis dejar de hacerla YA!!!!

Siempre por comodidad y rapidez este tipo de tartas se hacen sin cocción pero esta, al llevar harina debe cocer, no requiere mucho trabajo pero si unas horas de proceso, por lo cual recomiendo hacerla el día antes a su consumo, ya que así las texturas se asientan mejor.



INGREDIENTES:

Para la base:


90 g de mantequilla.
25 galletas digestive.


Para el relleno de la tarta:


250 g de azúcar.
700 g de queso (tipo Philadelphia)
200 g de nata fresca.
1/2 limón exprimido.
3 cucharadas de harina de repostería.
1 cucharada sopera de extracto de vainilla.
3 huevos XL.


Para la salsa de fresas:


300 g de fresas.
Zumo de 1/2 limón.
3 cucharadas de azúcar.
1 hoja de gelatina.



ELABORACIÓN Y COCCIÓN 

Precalentar el horno a 200 grados.

Trituramos las galletas con un robot y le añadimos la mantequilla derretida, mezclamos bien y cuando tenga la textura como la arena de la playa, vamos forrando nuestro molde desmoldable y lo guardamos en la nevera.

Mientras, ponemos todos los ingredientes, menos los huevos, en un recipiente o robot y los batimos bien hasta conseguir una mezcla sin ningún grumo. Llega el momento de añadirle los huevos, lo haremos poniendo uno y al estar bien integrado añadimos otro y asi hasta el final.


Vertemos la mezcla en el molde que tenemos guardado en la nevera y lo introducimos en el horno durante 10 minutos a 200 grados, han transcurrido los 10 minutos y bajamos la temperatura de nuestro horno a 90 grados y dejaremos cocer 30 minutos más.


Apagamos nuestro horno pero no sacamos nuestra tarta, la dejamos reposar dentro 3 o 4 horas aproximadamente, despues la sacamos del horno y la dejamos en un lugar a temperatura ambiente y y por ultimo la introducimos en nevera. (No le gustan los cambios bruscos).


La dejamos toda la noche en nevera y a la mañana siguiente preparamos nuestra salsa de fresas de la siguiente manera:


Introducimos en una olla el azúcar, el zumo de medio limón y las fresas, removemos y dejamos cocer durante unos 5 minutos. Ponemos a hidratar la hoja de gelatina en un bol con agua fría.


Trituramos las fresas y pasamos por un colador chino para evitar semillas y restos de fresas y la depositamos en un cuenco, escurrimos bien la hoja de gelatina y la incorporamos a la salsa de fresas removemos hasta que este bien integrada y dejamos enfriar un poco.


La vertemos sobre nuestra tarta y decoramos al gusto. Si os gustan los arándanos, las frambuesas, frutos del bosque variados ......la improvisación es la gracia de las recetas.




Refrigeramos de nuevo una hora más para que solidifique bien nuestra salsa y ya la tenemos a punto para el consumo.


BUEN PROVECHO!!!!!

4 comentarios:

Mari

Cuñadita una pasada, espectacular. un beso

Francisca Carbonell Carbonell

Gracias, Mari otro para ti y para Manolo.

Anónimo

Simplemente espectacular, y si de gusto esta igual de buena que la pinta ya ni te digo.
Me encantan tus recetas.

Miguel

Francisca Carbonell Carbonell

Muchisimas gracias Miguel, lo único que puedo decirte es que gusto mucho, y a mi particularmente me encanto!!!!, un beso y hasta pronto.

Dí lo que piensas...